Estatal
¿Cómo superar la violencia contra la mujer?
Por: Redacción el 10 de octubre de 2017
¿Cómo superar la violencia contra la mujer?
Melissa Sarabia


Culiacán, Sin.-Nancy, como la llamaremos para salvaguardar su identidad, tenía apenas 16 años recién cumplidos cuando aceptó irse a vivir con Emilio, le había dicho a su madre que iría a la casa de una amiga, sin embargo ese día Emilio pasó por ella a la preparatoria donde estudiaba y decidió no volver a casa.

Ahí comenzó aquel idilio, las cosas iban bien, las atenciones no faltaban, dedicarse a las tareas del hogar mientras su ahora cónyuge salía a trabajar era la rutina de cada día. Bastó uno de esos días haber olvidado planchar la camisa que su ahora esposo tenía que usar ese día para ir a trabajar, para que la primera cachetada llegara, una patada más por no haber respondido el teléfono cuando le marcó, y un intento de asfixiarla por haberle puesto contraseña al celular.

Luego a sus 17 años llegó el primer embarazo y las patadas no cesaron, aún así, aguantó, "¿y qué voy a hacer?, nunca he trabajado, volver a casa no es una opción, cómo decirle a mi madre que fracasé y a mí que nunca me habían puesto una mano encima, cómo decirles ahora que no sé lo que es mirarme al espejo y ver los moretones que apenas se están borrando, cuando uno nuevo comienza", se preguntaba angustiada.

La decisión había llegado, perder a su hijo con unos cuantos golpes más, o pedir ayuda, y así lo hizo; Nancy tomó el folleto que le habían dado una tarde que caminaba por el Centro, y marcó el número, el destino era incierto, pero algo era seguro, no era peor que el pasado que dejaba atrás.


Aumento de las denuncias

"El fenómeno de la violencia se concentra principalmente en las sindicaturas, tales como Eldorado, Costa Rica y Quilá, así como en las colonias populares del suroeste de la ciudad", señaló la directora del Consejo Municipal para la Prevención de la Violencia Intrafamiliar.

Iliana Zenit García Dueñas, quien informó sobre las estadísticas de la violencia familiar en Culiacán, y aseguró que éstas habían disminuido en un 10 por ciento, mientras que la secretaria ejecutiva del Consejo Estatal para la Prevención y Atención de la Violencia Familiar, informó que las denuncias al 911, por ello, aumentaron alrededor de 15 por ciento.

Mientras que el Compavi recibe a diario en su línea de llamadas conectadas al 911 entre 25 y 30 llamadas pidiendo ayuda.

Nancy forma parte de las estadísticas, sin embargo aún hay más casos de mujeres que al igual que ella son víctimas de violencia y optan por callar, lo cual responde a diversos factores y por lo cual Martha Ofelia Meza Escalante del Cepavif, afirmó que se está trabajando para promover una cultura de la no violencia, informando a las mujeres sobre ello, así como a quienes violentan y brindando capacitaciones.

"En Villa Juárez ya estamos por abrir un centro donde habrá de atenderse, por una psicóloga, un abogado y una trabajadora social, en acuerdo con el Ayuntamiento", dijo.

Además reconoció que en comparación con el año pasado el número de feminicidios es alto, por lo cual, dijo esperar que con las acciones realizadas se pueda reducir la estadística.

De acuerdo a lo señalado, Culiacán es el primer municipio con mayor índice de violencia familiar y feminicidios, así como Mazatlán, Navolato, Guasave y Los Mochis. Aún así los demás municipios y comunidades no están excluidas pues cabe resaltar que la falta de información de las personas que habitan en estas zonas favorece la poca cultura de la denuncia.

"El agresor sigue siendo en número y en porcentaje más alto, sigue siendo el varón", dijo.

Martha Ofelia Meza precisó que son 65 probables casos de feminicidios los que se tienen en Sinaloa, donde corresponde a la Fiscalía del Estado judicializarlos y asentarlos en las estadísticas.

Según los datos del Compavi, es el suroeste de Culiacán donde se concentran las colonias con mayor índice de casos de violencia familiar, tales como la Lázaro Cárdenas, Alturas del Sur, Progreso, Gustavo Díaz Ordaz, Guadalupe Victoria e Infonavit Humaya, por mencionar algunas.


Mujeres tienen que solicitar protección para que se les brinde

A pesar de que las instituciones de gobierno dedicadas a brindar apoyo a la mujer, afirman que se está trabajando para erradicar la violencia, en las propias palabras del director de Asuntos Jurídicos del Instituto Nacional de las Mujeres, Sinaloa tiene un rezago en materia de aceptación de solicitudes de órdenes de protección a mujeres.

Tan sólo en 2015 se solicitaron un total de 4 mil 442 órdenes y sólo se consiguió que alrededor del 35 por ciento, es decir mil 560 solicitudes fueran aceptadas. Ante ello, la vicefiscal general del estado, Nuria Alejandra González Elizalde, salió en defensa y aseguró que se está trabajando para mejorar en este aspecto, aunque dijo, son las mujeres quienes deben solicitar la protección, de otra forma no se les puede brindar y mientras que cuando se acepta dar dicha protección y son enviadas a un refugio, los casos de detención para los agresores son pocos.

En cuanto a la alerta de género que fue decretada este año para cinco municipios de Sinaloa, los resultados visibles son pocos, pues aunque se diga que los feminicidios van a la baja, la realidad es que los mecanismos implementados no muestran un avance real como tal, pues la violencia sigue siendo ejercida.


Las secuelas

Para una mujer víctima de violencia, el reincorporarse a lo que podría llamarse una "vida normal", luego de mucho tiempo de haber sido violentada, implica un proceso complejo, que va desde la aceptación de ayuda hasta pasar por etapas de resignación, indefensión, perdonar a su victimario y finalmente llegar a tomar consciencia de la necesidad de ser escuchadas y apoyadas.

En este sentido, Edith Robles Arredondo, psicóloga profesional y quien durante cinco años ha atendido diversos casos de víctimas de violencia, principalmente hacia mujeres, señala las fases de este proceso y resalta la necesidad de mejorar las políticas públicas que actualmente se tienen en cuanto a lograr avances en este aspecto.

"Tienen pensamientos de que no pueden cambiar la situación por más que hagan, que nunca van a poder salir de esta situación como si los agresores tuvieran un control total y dominio de la vida de ellas", comentó.

La psicóloga explicó que otros de los síntomas que presenta una víctima de violencia son dificultad para conciliar el sueño, sobresaltos, miedo, entre otros, lo cual se traduce en trastornos que son secuelas de la violencia de género.

Además indicó que algo es común es que las mujeres que pasan por esta situación tienden a perdonar a su agresor, e incluso llegan a sentir agradecimiento a pesar del maltrato.

Otra de las violencias que los victimarios suelen ejercer, es la violencia económica, donde en algunos casos llegan a renunciar a su trabajo para eximirse de la responsabilidad de entregar una pensión económica para sus hijos.

"A veces hay presión por parte de la familia del agresor, donde se les dice, ya perdóname les dice el agresor o la familia del agresor, si no no te voy a dar manutención, otórgame el perdón o si no te va a ir peor", agregó.

Robles Arredondo expresó que actualmente no se tiene un sistema confiable que salvaguarde la seguridad e integridad de las mujeres e incluso hay ocasiones en que dentro de las mismas instituciones se ejerce la revictimización cuando se pide ayuda.

"Hay una brecha, hay mucho machismo en Sinaloa, hay mucha violencia contra las mujeres, las denuncias han aumentado, pero tenemos esos factores, puede ser que ahora las mujeres ya se atreven a denunciar, o puede ser que como no hay un acceso a la justicia los agresores pueden hacer y deshacer", dijo la psicóloga.

Aún así reconoció que la lucha para lograr erradicar la violencia contra la mujer cada vez es mayor, pues cada vez se suman más mujeres e incluso hay hombres que también se han aliado, o bien se informan sobre el tema tratando de sumar esfuerzos para lograr avances.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de DIARIO ADISCUSIÓN; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Estatal| Noticias relacionadas